• Aviso legal
  • Mapa web
  • Enviar email
Ronda

RONDA

«Un día caluroso cualquiera de finales de Agosto, en las cercanías del poblado prehistórico de Acinipo, madre e hijo recolectan en el Arroyo de Setenil unos racimos de uvas silvestres y bien maduras. Los introducen en un cesto de mimbre y marchan de nuevo al poblado, entre un bosque de encinas, quejigos y alcornoques. Una vez en su vivienda circular con cubierta vegetal, quizás por olvido y con la providencia del azar, la alta temperatura y maduración del fruto, genera, en cuestión de horas, una fermentación, resultando un líquido extraño, mejor dicho un zumo, excitante y delicioso...»

Bartolomé Nieto


Son varias las referencias arqueológicas y documentales que aseveran la larga tradición de Ronda como tierra de vides y vinos. Desde las primeras vinculadas a la numismática de la ciudad ibero romana de Acinipo (47-44 a.C.), en el que se constata el tópico del racimo de uva, lo que sin duda demuestra la importancia de la vid en la base económica de estas comunidades.

Ronda es una de las ciudades más antiguas de España. Sus orígenes se remontan al Neolítico, según los descubrimientos arqueológicos realizados en su casco antiguo. Sin embargo, la presencia del hombre por estas tierras es mucho anterior. Prueba de ello son una serie de yacimientos en cuevas como la Cueva de la Pileta, uno de los mejores exponentes del arte rupestre del Paleolítico andaluz. Situada estratégicamente en el centro de Andalucía, al sur de la Península Ibérica. Su territorio se extiende a lo largo y ancho de 1.536 km2 y comprende más de 20 pueblos blancos de cal, tan solo manchados por los rojos, verdes y amarillos de sus flores.

Morfológicamente está formada por una meseta elevada a más de 700m de altitud sobre el nivel del mar aunque algunas de las cotas superan ampliamente los 1.500m. Tres valles marcan geográfica y socialmente el territorio: el valle del Guadalteba que se abre al norte, el valle del Guadiaro al sudoeste y el valle del Genal al sudeste. En el centro, la meseta de Ronda juega un papel fundamental como nexo de unión de estos tres valles. Por su riqueza y diversidad, buena parte de su territorio se encuentra protegido por diversas figuras de protección natural, siendo las más importantes los tres Parques Naturales de la Serranía: Grazalema, Sierra de las Nieves y Los Alcornocales.

Adentrarse en la Serranía de Ronda equivale a descubrir la diversidad en todo su sentido. Significa acercarse a una armoniosa conjunción de elementos humanos, geográficos, histórico-monumentales, ambientales, gastronómicos e incluso legendarios que configuran y dan carta de naturaleza a esta comarca que conserva celosamente su sello de identidad.
Subir Bajar